martes, 10 de septiembre de 2013

Chistes de leperos

¿Qué hace uno de lepe vestido de vampiro conduciendo un tractor? Porque le dijeron que sembrara el pánico. ¿Por qué uno de lepe se abanica con un serrucho? Porque le dijeron que el aire de la sierra es más sano. ¿Qué hace uno de lepe corriendo alrededor de la universidad? Una carrera universitaria. ¿Por qué a los de lepe no les gusta subirse al piso de arriba de los autobuses? Porque el piso de arriba no tiene chofer. Oye, Manuel... ¿A ti te gusta el Plácido Domingo? Pues claro, hombre... antes que el puto lunes.... Entra a un bar uno de lepe con un loro y el cantinero le pregunta: ¿Habla el animal? Y el loro responde: ¡¡Y yo qué sé!! Uno de lepe limpia los cristales de un edificio, llega a un espejo y dice: Coño... limpias tú o limpio yo... Oye, Manolo, ¿quieres ser Testigo de Jehová? ¡Pero si ni siquiera vi el accidente! A uno de lepe lo detiene la policía y le dice: Déme su nombre y apellido. ¿Está loco? ¿Y yo después cómo me llamo??? Oye, Paco, ¿Sabes cómo se llaman los habitantes de San Francisco? Hombre, pues no todos... Suena el teléfono en la casa de Manolo: Manolo, que te estoy llamando por la cortadora de césped... ¡Caramba, pero qué bien se te escucha! ¿Me da un desodorante, por favor? ¿De bola? No, hombre, de sobaco... La rubia pasa un semáforo en rojo y la detiene un policía de lepe: Ay, lo siento, oficial, es que soy daltónica.... Ah, ¿pero usted cree que soy tonto? ¿Me quiere hacer creer que no hay semáforos en Daltonia? Oye, ¿por qué caminas con las piernas abiertas? Porque tengo el colesterol muy alto. Bueno, ¿y qué tiene que ver el colesterol con caminar de esa forma, hombre? Es que el médico me dijo: 'Los huevos... ¡ni tocarlos'!!! AGENDA DE TELÉFONO. ¿Por qué los de lepe usan solamente la letra 'T' en sus agendas de teléfono? Teléfono de Antonio, Teléfono de Joaquín, Teléfono de arnedo,, etc. ZAPATOS NUEVOS. Uno de lepe fue el martes a la zapatería. Después de probarse unos cuantos pares, eligió unos italianos, muy elegantes. Al entregárselos, el empleado le advirtió: - Señor, este tipo de zapato suele apretar un poco en los primeros cinco días. No hay problema -respondió Felipe- no los voy a usar hasta el domingo... La viuda de Lepe. Se muere el marido de una de lepe y se acerca un amigo a la viuda: Lo siento. No, déjalo mejor acostado... Los pollos del de lepe. Dos de lepe se encuentran en un camino. Uno de ellos llevaba una bolsa al hombro. ¿Qué tienes en la bolsa? -dice uno. Pollos -responde el otro. Si acierto cuántos llevas, ¿puedo quedarme con uno? Si aciertas, puedes quedarte con los dos. Bueno, pues... ¡Cinco! Divorcio en lepe. Una pareja de lepe está preparando el divorcio, y dice ella: Yo me quedo con el nene, Manolo...'-. '¡Joder! ¿Y eso por qué?'-. 'Pues porque es mío, no tuyo....'- dice ella. '¡Pero si tampoco es tuyo!'- contesta el lepero. '¡Cómo que no!? ¿Y quién lo parió?'- pregunta ella.. 'No sé... ¿Tú te acuerdas el día que nació, estando en la maternidad, que se cagó y me dijiste que lo cambiara?'-. 'Sí...'-. 'Pues… ¡Lo cambié!'-. Tío de lepe atropellado. A uno lo atropella un autobús en Lepe, y toda la gente se aglomera alrededor. El hombre delirando, dice: '¡Inclínenme, inclínenme!'- Y la gente lo inclinaba, pero el seguía gritando: '¡Inclínenme, inclínenme!'- La gente ya no sabía cómo ponerlo, y ya harto el hombre dice: "Si no hay una clínica, hospitalícenme". El pingüino del de lepe. Se encuentran Venancio y Manolo, y este último llevaba un pingüino de la mano, y Venancio le pregunta: 'Oye, Manolo, ¿pero qué haces con ese pingüino?'-.. 'Pues na, que me lo he encontrao, y no sé qué hacer con él'-. 'Si serás bruto, Manolo, ¿por qué no lo has llevao al zoológico?'-. 'Hombre, pues qué buena idea. Hoy mismo lo llevo al zoológico...' Al día siguiente se vuelven a encontrar, pero Manolo sigue con el pingüino, por lo que Venancio, extrañado, le pregunta: '¿Qué ha pasado contigo, Manolo, no habías dicho que llevarías al pingüino al zoológico?'-. 'Hombre, pues lo he llevao, y nos hemos divertido tanto, que hoy nos vamos al circo...'-. CALDO A LA LEPE Entra un señor a una tienda y pregunta al dependiente: ¿En qué pasillo encuentro latas de Caldo Gallego? El empleado se le queda mirando y le pregunta: ¿Es usted de Lepe? El tipo visiblemente molesto le responde: Pues efectivamente, sí soy de Lepe. Pero dime una cosa, ¿si te hubiera preguntado por pasta Italiana, me habrías preguntado si soy Italiano?, o ¿si tu hubiera preguntado por salchichas Alemanas, me habrías preguntado si soy Alemán?, o ¿si te hubiera preguntado por un hot-dog kosher, ¿qué? tengo que ser Judío? O si te pregunto por tacos Mexicanos, ¿me habrías preguntado si soy Mexicano? ¿Lo habrías preguntado acaso? El empleado responde: ¡No señor, la verdad es que no! ¿Y que tal si te pido un whiskey Escocés, me habrías preguntado si soy escocés? Pues no, seguramente no. Terriblemente indignado el tipo le grita: ¡Pues ahora dime pedazo de imbécil! ¿Por qué coño si te pido Caldo Gallego, me tienes que preguntar si soy lepero? El empleado responde: ¡Porque está usted en una ferretería!!!

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails